Páginas

DISTOPÍAS






Después de haber presentado el libro Desbordaminetos de una periferia femenina de Laura García, se inauguró la exposición de pintura Distopías de los artistas urbanos Sanez y Said Dokins en la galería casa “Pop” del espacio cultural de Casa Amarilla, un sitio independiente y autogestivo de arte contemporáneo. Elsa Bravo, artista visual y directora de casa “Pop” inauguró la exposición al lado del maestro grabador Cornelio García quienes expresaron la importancia de crear lazos con artistas de diferentes partes del País y de diversas generaciones, “es justo la intención de la casa Pop el crear encuentros entre artistas que no se conocen mutuamente, pero que de alguna manera han coincidido tanto técnica como conceptualmente en algún punto y sobre todo en su tránsito por la Casa Amarilla” expresó Elsa Bravo.

Cornelio García habló sobre su experiencia en la gráfica a lo largo de treinta años, así como de las semejanzas y diferencias que percibe entre los artistas de su generación y los jóvenes artistas emergentes

Se presentó también un performance de Laura García y Said Dokins, así como una serie de videos donde Mauricio Rodríguez, Diseñador gráfico colabora en el proyecto con Dokins Metamorfosis.

El texto curatorial fue realizado por Laura García que dice de esta manera:

Laura García, Diciembre, 2009

Utopos es una fuga en el tiempo y en el espacio. Utopos es la negación del tiempo y del espacio. Utopos es todo lo que no ha llegado a ser y pudiera ser.

Una puta llamada Alsea cuida del niño. Él vendrá a cambiar el mundo, creará el utopos, la pura manifestación de la incertidumbre.

Utopos es el mundo sin esperanza, que es nuestra única esperanza.

Utopos es aquí y ahora…

Sobre las disertaciones del utopos, la distopía se crea en la alteridad de un mundo de figuras que irrumpen el sentido de la utopía, los ojos llenos de nuevas texturas que, Said Dokins y Sanez visualizan como extensión de una ruta que abren para deslizar posibilidades otras, en direcciones opuestas, paralelas, perpendiculares y que por supuesto nos confirman que existe una vanguardia, en los campos expandidos del arte.

Los elementos que Sanez revela, son de un carácter rizomático, en tanto desbordado de una tendencia casi primitiva, casi urbanística, punto de unión entre el sentido del caos y la retícula de una ciudad paralizada por sus infinitos canales de desplazamiento.

En tanto Said Dokins, transita por la letra hecha filosofía, signo, icono, ecuación y mirada turbada, así los elementos de una ficción que se desdoblan en un gesto intermedia de entre la performance, el graffiti son señuelos de una otra zona, cercana al utopos y contraria al mismo.

Nos encontramos en los umbrales del utopos, donde fronteras invisibles apuntalan hacia lo que no es ortopédico ocularmente, lo que transita inscrito en alfabetos visuales, de extrema presencia, de rasgos ocultos, que oscilan en lo evidente y lo que no es visible aún y parece natural ante la mirada cotidiana de la urbe.