Páginas

Said Dokins en Revista Este Pais



Said Dokins

Entre otras cosas, el arte de Said Dokins llama la atención sobre el inquietante asunto de la identidad en la plástica, y en particular sobre el problema del anonimato, tan antiguo como el arte mismo y de implicaciones fascinantes.
Said se ha formado en la academia, pero también —más que nada— en las calles de la ciudad, en muros y superficies donde ha plasmado su fuerza interior, ha elaborado sus ideas artísticas y ha encontrado un terreno propicio para desarrollar su búsqueda creativa. En el espacio urbano la identidad de Said se ha escindido en las paradojas que supone el género del graffiti: recurre el artista a los muros como una forma radical de
manifestarse, de expresarse; firma incluso su trabajo, pero por obvias razones evita revelar su identidad. Así, el trabajo no puede ser vinculado con su autor: ¿anonimato?, ¿creación colectiva? No deja de ser interesante en este contexto que el tópico principal de Said, su leitmotif, sea la figura del payaso. Antes que cómico, el payaso es un actor con más o menos tablas que lleva el asunto del cambio de identidad, de la duplicidad, al extremo de la máscara: es posible reconocer al actor detrás de un personaje, pero no detrás del payaso. El payaso se esconde, se encubre tras el disfraz y el maquillaje, y sólo entonces asume el riesgo de divertir. Por si ello fuera poco, Said despoja a sus payasos del factor de comicidad y afabilidad que habitualmente los caracteriza y los presenta grotescos, perturbadores, fuera de sí. Para Said, como para algunos de los jóvenes que han ilustrado anteriormente el suplemento, el manejo de temáticas, estilos, técnicas y lenguajes alternativos o apartados de la tradición plástica no es necesariamente resultado de una voluntad estética ni de un afán de ruptura: es una extensión natural de su condición de creadores noveles. En esta entrega, EstePaís|culturapropone a sus lectores la frescura de una obra joven, en plena evolución hacia derroteros tan imprevistos como prometedores y sólidamente afincada en el dominio de un oficio. ~


Revista
Este Pais

Agosto 2008