Páginas
























Figuras de la serie "Bestiario citadino"
Esténcil
2006
Buzón de Arte




Algunas de las figuras aquí presentadas son parte de la exposición "Bestiario citadino" llevada a cabo el pasado jueves 6 de abril del 2006.
La exposición presenta dos series importantes en el trabajo de Said Dokins, una instalación en sitio específico (parte superior de la cafetía del lugar) llamada "fragmantario 1" (publicada anteriormente) y una curiosa serie de figuras de esténciles fabricados en cartulinas de amplio formato (200 cm x 100 cm ) y que son utilizados para formar varias mezclas entre las plantillas con el fin de generar deformaciones progresivas de las figuras iniciales. El resultado es una serie de personajes deformes y mezclados pero que conservan patrones en común.

El tema que envuelve a estos trabajos es el de la hibridez, en su doble sentido: desproporción y mezcla. El de la desproporción que se dá en la morfología de la figura que poco a poco va aumentando y que se encamina hacia una total mutación, desviación y desacoplamiento de si misma para convertirse en una forma extraña o en una amorfa figura.El de la mezcla se percibe como una serie de combinaciones infuncionales, de pedacearía abigarrada, tumultos paralizados. Es esta combinación-recombinación aunada a la desproporción que se encuantra en estas figuras una analogía con las circunstancias actuales.

En esta sociedad moderna en la que "naturalmente" vivimos no parece haber ningún problema, todo en cuanto existe en esta selva urbana parece estar calculado, dispuesto para tal o cual fin, si algo o alguien deja de funcionar en la gran maquina social, se convierte en componente obsoleto y es desechado de inmediato, reemplazado para reestablecer el orden. Basura supuestamente infecunda pero que en grandes proporciones puede volcarse totalmente y generar nuevas tipologías.

Al parecer todo es desechable, las ideas son desechables, los elementos tecnológicos, la materia, las convenciones sociales. Basura libre de ser aprovechada y que en los lugares más abandonados es reutilizada y recombinada, actualizada, generando una gran masa cada vez mayor. Estas mutaciones que van desde la morfología de los cuerpos, las ideas y convenciones hasta la tipología de los atuendos revelan también los cambios internos, emocionales y sicológicos que sufrimos a partir de las situaciones que vivimos, de esos desechos retomados en combinación con lo nuevo, lo “chick” lo que ahora es “in” o está dentro de lo que aún funciona.

Son estas combinaciones las que paradójicamente muestran el engaño de una sociedad perfecta y moderna, en medio de grandes problemas que son los que enfrentan las grandes ciudades, esta disfunción social en que hemos caído y en la que seguiremos hasta ahogarmos en nuestros propios desechos.