Páginas

Nocturno-2. Aleph y su ojo triste.

Nocturnos..                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Aleph y su ojo triste.
Llevando horas sin dormir, descifrando sueños, fraguando una ligera sospecha de concreción de la máquina distópica, eso es felicidad de ojo cristalino, de venas excitadas. En la cara llevo huevos estrellados y la boca se seca, la garganta raspa, el olor de madrugada… en una de esas escuchando un aerosol estallado, en otra, sólo el zumbido de la pintura al salir, verde de enredado guanato, los carros pasan…
Las palabras se cruzan , se entremezclan, no logro distinguir las huellas, sin embargo, entre el bullicio y el cansancio, una palabra sale a flote en el tiempo
" resistencia" como acto escritural, lleva el remover de las cosas al sentido más básico y es de donde parte la discrepancia…un punzón, una hendidura, el momento justo de incisión. El grito lleva una escalera, pero no es sino el Uro el que se queda permeante entre la escalera, aún así, fonéticamente no significa nada…

Serie Nocturno
Said Dokins

Nocturno


Nocturno-1

La noche juega con un pedazo de papel, haciendo aviones con cara de cangrejo, en la parte superior derecha de la superficie, antes de hacer el primer doblez, se cierran algunos párpados, sin querer, todo fluye lentamente…
No había percibido esto la última vez, pero el olor del papel me es más familiar en la noche, bajo una luz tenue o una vela, es porque la risa romántica de la luna no llega a iluminar las letras negras, la noche provoca que lo que está escrito no sea visto tan rápidamente, no se sabe de que va; en la noche es cuando las inscripciones aparecen en la calle. La luz de algún faro en su condición de vigía de la pulcritud sólo hace que podamos ver los fantasmas de esas inscripciones, corriendo, brincando, saltando, escondidos entre las penumbras, la oscuridad… es la veladura donde se encuentra lo incierto, lo desconocido, lo aterrador, lo que no queremos que aparezca…
Las tenazas del cangrejo se han desprendido, pero le saldrá otra y en esa espera, hay ligeros rozones que producen también dolor.
Miles de aviones de papel caen en la ciudad, parecen mariposas congeladas volando en cámara lenta, la luna los ilumina, su luz los atraviesa.

Serie Nocturno
Said Dokins